“¡Ha sido una experiencia hermosa!”

Conzca a Ivette Colón, VNSNY Partners in Care Home Health Aide

Cuando Ivette Colón se mudó a Nueva York desde Puerto Rico en busca de mayor seguridad económica, no se imaginaba lo que le deparaba el futuro. “Me mudé por mi situación económica —recuerda—. Puerto Rico lleva en un estancamiento económico por quince años”. En Puerto Rico había trabajado en la industria de la hostelería, pero, una vez en Nueva York, su hermana le dijo de las oportunidades de trabajo en Partners in Care como asistente médica a domicilio e Ivette decidió intentarlo.

Ha sido asistente médica a domicilio por cinco años y disfruta su trabajo: “La experiencia me ha gustado —dijo Colón—, he ampliado mi visión de empatía hacia la persona que o está enferma o necesita mejorar su vida diaria. No todo el mundo que necesita este servicio es por enfermedad; también es por edad”.

Ivette vive en Ridgewood, Queens, con su hermana y sus sobrinas, y puede escoger las áreas de la ciudad donde va a visitar a sus pacientes: “En eso, Partners in Care está bastante organizado. Hay una aplicación, Care Connect en la que tú completas tu perfil. Les dejas saber si puedes viajar una hora, dos horas, si puedes trabajar con perros o con gatos y así por el estilo”.

En sus cinco años con Partners in Care, Ivette se ha enfrentado a todo tipo de situación: “Tanto buena como mala, pero más las buenas —asegura y añade que tiene ciertas estrategias para lidiar con los pacientes más difíciles—. Tener respeto y entender que estoy en una casa que no es mía. Trato de mantenerme callada y estar consciente de que a lo mejor estoy haciendo algo mal porque no es su cultura”.

Casi la mitad de sus pacientes habla español, pero ha tenido pacientes de todas partes del mundo y con todo tipo de trasfondo cultural. “Tuve una paciente albano-yugoslava y no me preguntes cómo, pero trabajábamos lo más bien —dijo—. Yo, puertorriqueña, con mi cultura y mi idioma y ella, yugoslava, con su cultura y su idioma (que apenas hablaba inglés) y terminábamos el trabajo. Me enseñó a hacer yogurt casero y arroz al horno. También tuve un paciente, no hace mucho, con un hogar bendecido. Eran de África. Él no puede salir de la casa con una condición muscular y su esposa es una mujer joven, con tres bebés, la cosa más bella del mundo: un hogar lleno de amor, de paz y espiritualidad”.

Para Ivette, el mayor beneficio de trabajar para Partners in Care ha sido tener la oportunidad de continuar su educación. Tanto así que es algo que les recomienda a los que estén comenzando ahora en este campo. “Aprovechen las oportunidades de estudio que ofrece la compañía —aconseja—. Estudien todo lo que esté relacionado con los cuidados de salud”.

La experiencia de trabajar para Partners in Care ha sido muy gratificante para Ivette: “Ha sido una experiencia bien linda en todos los aspectos con mis pacientes —explicó—, por la diversidad cultural, la diversidad económica y la diversidad en salud mental”.

Para ver este artículo en inglés, haga clic aquí.